martes, 1 de junio de 2010

Nueva Orlenas, un sueño...


Siempre he adorado Nueva Orleans, sus calles, sus fachadas, su sangre criolla y su espíritu canalla, de calles húmedas bañadas por farolas anaranjadas, de riffs de guitarras acústicas y voces que cantan tristes blues en bares de mala muerte...pantanos que esconden cosas extrañas, niños desdentados productos de la endogamia que tocan el banjo en el porche mientras mastican una espiga de trigo...zarzaparrilla, armónicas, wiskey barato, sombreros, calor, humedad...necesito ir a Nueva Orleans...
Publicar un comentario