lunes, 23 de julio de 2012

La Caja de Lemarchand

La caja de Lemarchand, un puzzle, un rompecabezas construido por un fabricante de juguetes que buscaba un camino a otras realidades, es una entrada, un portal, para el mundo de los cenobitas, demonios para unos, ángeles para otros, que te arrastrarán a un infierno de dolor y placer llevado a la saciedad y la muerte (si tienes suerte, claro) y dominado por el dios Leviathan, primigenio dios de un mundo corrupto e infernal en otra dimensión, demasiado cerca de la nuestra pero que somos incapaces de ver.

Quien encuentra la caja de Lemarchand no puede evitar ansiar resolver el rompecabezas, es una tentación tan grande que se convierte en deseo y ese deseo, al ser concedido, se convierte en desesperación  más tarde...ten cuidado con lo que deseas, porque ya vienen...




"Lemarchand, que había sido en su tiempo un fabricante de aves de canto, había construido la caja para que al abrirla se disparara un mecanismo musical, que comenzó a tintinear un breve rondó de sublime banalidad...y había música también; una simple melodía surgió de la caja, tocada en un mecanismo que aún no podía ver. Encantada, ella exploraba más a fondo. Aunque una de las piezas ha sido eliminada, el resto no fue fácil. Cada segmento presenta un nuevo desafío a los dedos y la mente, las victorias recompensadas con una nueva filigrana añadida a la melodía."
(Fragmento de Hellraiser, de Clive Barker) 
Publicar un comentario