miércoles, 5 de septiembre de 2012

Llamadme Ismael

“Llamadme Ismael. Hace unos años -no importa cuánto tiempo exactamente- con muy poco o ningún dinero en el bolsillo y sin nada en tierra que me interesara, creí que podría ir a navegar por ahí y ver la parte acuática del mundo. Es mi modo de ahuyentar la melancolía y regular la circulación. Cada vez que me sorprendo con una expresión de tristeza en la boca que va en aumento; cada vez que me descub
ro deteniéndome involuntariamente ante las tiendas de ataúdes, y siguiendo a cualquier funeral con que me encuentro; y especialmente si la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un sólido principio moral para no salir a la calle y derribar metódicamente los sombreros de los transeúntes, entonces, comprendo que ha llegado la hora de hacerme a la mar cuanto antes. Este es mi sustituto para la pistola y la bala. Con una floritura filosófica, Catón se arroja sobre su espada; calladamente, yo me subo a un barco. En esto no hay nada sorprendente. Aun sin saberlo, cualquier hombre que se precie, en alguna otra ocasión, abrigaría sentimientos muy parecidos a los míos respecto al océano”
 
Así empieza la gran obra de Herman Melville que me tiene de cabeza: Moby Dick.
He tardado mucho en coger ánimos para leerla, básicamente desde que leí por primera vez "Bone", ya que era su libro favorito y siempre lo llevaba en una mochilita (si no habéis leido "Bone" de Jeff Smith, ya tardáis)....eso y mi admiración por le mar, como más de una vez he dejado clara por aquí.

El caso, al fín me decidí a leerla y me está encantando (aunque a veces se atasca, pero no hay nada que un buen trago de ron no haga caer para dentro).

Estos dos personajes son parte protagonista esencial d ela novela: Ismael (narrador) y Queequeg, el caníbal. No diré nada si alguien no la ha leído y la quiere leer, pero de sobra es conocida la historia, no obstante y por si acaso, nada de spoilers (palabra de moda a más no poder).
 
 
 



Para no variar, son dibujos rápidos entre trabajo y trabajo. El día que me siente a dibujar de verdad se acabará el mundo.
Publicar un comentario