viernes, 3 de mayo de 2013

Purreteo.


Hoy me aburría y me ha dado por reflejar una escena cotidiana y es que, cuando eres soltero y no hay nada en el frente, llegas a casa muchas veces un poco hecho mierda, ya sabeis, no se quién con su pareja, no se cual con su ligue y bla bla bla…y dices: coño, otra vez solo a casa, porqué no me acerqué a tal o tal otra que pasaba por otro y demás.

En ese momento en el que abres la puerta y se viene todo eso a la cabeza por duplicado, hay un pequeño rocecillo por la pierna y un ronroneo como una Harley a niveles muy bajos y miro hacia abajo y me encuentro a mi pequeño sociópata peludo recordándome que no duermo solo al fín y al cabo y es que cuando no nos peleamos a bocao limpio, nos queremos bastante (casi dos años juntos se notan).

Disfrutad de vuestros bichos.
Publicar un comentario