martes, 14 de septiembre de 2010

Berserker


A veces, dependiendo de la mierda que tragues, te puedes sentir como un berserker herido: con una mala ostia increíble debido a la impotencia de aguantar lo que no tenías ganas de aguantar.



Cualquier día le arranco la cabeza a alguien y ya me sé de unos cuantos.
Publicar un comentario