jueves, 7 de noviembre de 2013

Guarreo con el rotulador

Ayer, mientras luchaba a muerte con el gato por su odio incondicional a los lápices, pinceles y demás enseres, me puse a tontear con el rotulador un rato.

 


Aunque no es mas que un guarreo con el rotulador, creo que refleja lo que muchas veces pienso.



Lobezno nunca volvió a ser elmismo tras pasar aquella noche aislado con Coloso.



Publicar un comentario